Experiencias de Supervivientes – Ana
AnaAna

Hace ahora 7 años que realice el taller de secuelas, el taller, para mí, fue verme por primera vez, fue poder comenzar a mirar esa parte de mí que había intentado negar durante tantos años, sin conseguirlo, fue encontrarme cara a cara con lo que yo era, una víctima de abusos sexuales en la infancia.

Fue darme cuenta de que, estaba hecha, de todo lo que el abuso había generado en mí, despedirme de lo que me había robado y descubrir las capacidades que gracias a él había desarrollado, la resiliencia.

El taller de secuelas me sirvió para, por primera vez entenderme, para dejar de sentirme como un bicho raro, para darme cuenta de que no estaba mal de la cabeza, de que mi cabeza funcionaba muy bien.

Lo primero que vi fue mi inmensa ira, me di cuenta de que ya no la necesitaba y se hizo más pequeña, destapando mi enorme tristeza. Sentí como la culpabilidad me estaba ahogando y comencé a respirar con responsabilidad. Miré cara a cara a mi vergüenza y mis palabras acabaron con ella. Comprendí mi miedo y comencé a sentirme segura. Me encontré con mi cuerpo y empecé a recuperar mi vida.

 

Como ejemplo de lo que significó para mí el taller transcribo 2 cartas que escribí durante su realización, la primera es una lista de frases, como si fueran títulos de películas, la segunda la escribí al finalizar el taller.

EMPEZAR DE NUEVO
VIVIENDO SIN MI
LA EXTRAÑA QUE LLEVO DENTRO
CONOCIÉNDOME
MI CASA EN RUINAS
UN CAMINO SIN FIN
LA CULPABILIDAD QUE CURA
ALGO QUE RECORDAR
MI MENTE PRODIGIOSA
Y ENTONCES LLEGO…….
TODAVÍA HAY MAS
LOS CIMIENTOS SE TAMBALEAN
COSAS QUE DESCUBRIR
LO QUE MIS GUSTOS ESCONDEN
QUE BELLO ES CONOCERSE.

Siento alegría sin estar eufórica
Siento tristeza sin que me produzca dolor
Siento placer sin que me de vergüenza
Siento pena sin estar apática
Siento tranquilidad sin estar cansada
Siento enfado sin tener rabia
Siento amor sin que me de miedo
Ahora:
Puedo llorar sin angustia
Puedo reír sin ironía
Puedo hablar sin preocupación
Puedo disfrutar sin culpabilidad
Ahora puedo amar sin tener que sufrir por ello

Ver todas las experiencias

Ayúdanos a difundir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page